lunes, 1 de septiembre de 2008

Oscar Unzaga de la Vega

"Pintura de Oscar Unzaga de la Vega en el paseo de los Notables, Cochabamba-Bolivia"

Oscar Unzaga de la Vega nació en Cochabamba el 19 de abril de 1916, hijo del Cnl. Camilo Unzaga y de doña Rebeca de la Vega, quedó huérfano de Padre a sus 15 años, sus estudios primarios los realizó en la Escuela Fiscal Crisóstomo Carrillo de Cochabamba, se graduó de bachiller en el Colegio Nacional Sucre de la misma ciudad, siendo estudiante del segundo ciclo fundó un Centro de Audio – Educación y el centro estudiantil Sucre, en el mismo plantel ocupó una cátedra para costear sus estudios, demostrando sus grandes dotes de conductor. Posteriormente inició estudios de Agronomía en la Universidad de Chile, pero terminó por imponerse su vocación política y a sus 21 años un 15 de agosto de 1937 en Santiago de Chile fundó FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA, con doctrina propia adaptada a la idiosincrasia y a la realidad Nacional, con un Decálogo moralista que sintetiza como debe ser el hombre boliviano.

Oscar Unzaga de la Vega sé identificó plenamente con el dolor y la frustración de una generación desorientada en la guerra con el Paraguay por la improvisación y la pésima planificación de los estrategas militares, sumada la traición infame de los políticos que permitieron que la suerte de Bolivia sea sometida el 13 de junio de 1935 a una “COMISIÓN DE NEUTRALES” compuesta por representantes extranjeros para que estos sean los que tracen los destinos de la patria, así el gobierno con la complicidad de prominentes ciudadanos que negociaron con la guerra y altos jefes militares que se quedaron en retaguardia consolidaron la vergonzosa intervención extranjera a espaldas de un pueblo que lloraba a sus muertos caídos en el frente de batalla y a una juventud que lo dio todo por defender la heredad nacional y su petróleo.

Oscar Unzaga de la Vega un 15 de agosto de 1945 fue elegido Jefe Nacional de FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA, llego al Parlamento como Diputado por Cochabamba el año de 1947, siendo reelegido en todas las siguientes legislaturas, como Parlamentario fue brillante, se distinguió por su habilidad polémica, su oratoria electrizante y seductora en todas sus acertadas intervenciones, fue implacable con los políticos inmorales, defensor intransigente de la verdad y la justicia y por ello fue respetado y admirado por sus adversarios políticos y por el pueblo en general; sin embargo en esa época conoció la cárcel y el destierro.

Fue fundador de la Sociedad de Artistas y Escritores, el Diario “La Prensa”, fue Director de “Reflejos y La Acción”, produjo tres obras inéditas dadas a conocer en algunas conferencias “Creación de Bolivia”, “Biografía del Libertador Simón Bolívar” y “Yo seré Asesinado” estando desterrado en Chile el año de 1950 conquistó el primer premio de los Juegos Florales realizados en la ciudad de La Paz, con su bello poema “Canto a la Juventud”.

Oscar Unzaga de la Vega como Jefe Nacional de FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA decidió enfrentarse al poder surgido el 9 de abril de 1952, prefiriendo la barricada del sacrificio, el 15 de agosto del mismo año desde la clandestinidad dirigió un mensaje a la nación denunciando y poniendo al descubierto al comunismo incrustado en el gobierno por la traición de Víctor Paz Estenssoro y sus sicarios, desde ese mismo instante fue sentenciado a muerte y fue perseguido con saña por hombres deshumanizados que más parecían perros de presa, estos no le dieron ni un solo día de tregua durante los últimos 7 años de su existencia. El líder místico de Falange no se amilano y siguió con más tesón su lucha inclaudicable enfrentándose a los bárbaros y corruptos movi-comunistas, desde la clandestinidad prosiguió en su noble empeño, exhortando a los enemigos de la Patria para que cambien de actitud.

Solamente con su prédica y la hermosa frase ¡Por Bolivia! Supo conducir a su militancia enfrentándose con tenaz resistencia a los fanáticos admiradores de la hoz y el martillo para que no conviertan a Bolivia en un estado Comunista, con manifiestos, mensajes y proclamas planteo a la nación que el comunismo es ateo, el gobierno es comunista, luego va contra Dios, con palabras proféticas decía ¡No al capital de Marx, si al evangelio de Cristo! Palabras sabias con las que pronosticó la desaparición de la cortina de hierro y la caída del muro de Berlín, también exhortaba al pueblo, “no a la lucha de clases, si a la unión de los bolivianos para el engrandecimiento de la Patria”, por que el Indio es la raíz de la nacionalidad.

Para las elecciones generales del 17 de junio de 1956 el Jefe Falangista decretó abstención a sus seguidores por no existir garantías ni libertad para sufragar, sin embargo el pueblo se volcó a los recintos electorales pese a la presencia de las temibles barzolas y de milicianos armados que amedrentaban a los votantes. Para el gobierno fue humillante comprobar que Oscar Unzaga de la Vega obtuvo la más alta votación en las capitales departamentales y en las principales provincias. El triunfo falangista conmovió a todo el país, el gobierno conciente de su derrota y temeroso por el apoyo masivo del pueblo a Unzaga, recurrió al fraude electoral más escandaloso de nuestra historia; en las poblaciones campesinas, analfabetas, dominadas por los corregidores y sindicalistas movi-comunistas se llenaron ánforas con la papeleta rosada sobrepasando con más del doble a los habitantes de dichas comunidades, más el apoyo de 40 mil milicianos fuertemente armados, el gobierno movi-comunista cambió el rumbo de la historia, demostrando que el pueblo no elige a sus verdaderos representantes; pisotearon las leyes conculcando los derechos ciudadanos y obligaron a Oscar Unzaga de la Vega a tomar una vez más el camino del destierro. El 6 de Agosto de 1958 dedicó a su amada Bolivia su última inspiración Canto a La Patria.

La lucha emprendida por el líder falangista culminó la noche nefasta del 19 de abril de 1959, cuando las huestes movi-comunistas lo asesinaron junto a su leal camarada René Gallardo Gallardo, en una casona de la calle Larecaja N° 188 de la ciudad de La Paz, ese mismo día en el cuartel Sucre de la misma ciudad fueron fusilados con las manos en alto más de 20 prominentes dirigentes de falange y en las calles paceñas hordas de sanguinarias barzolas y milicianos sin entrañas dieron muerte a decenas de falangistas. Así el gobierno del MNR truncó la vida del líder místico de falange, el patriota que enarbolando las banderas de la COMUNIDAD DEMÓCRATA CRISTIANA, hacia temblar a los enemigos del pueblo.

Oscar Unzaga de la Vega, fue un político de alma fuerte, creyente de Dios y de la Patria, fue maestro de una juventud que no encontró su destino, a la que guió por los difíciles caminos de la honestidad, la verdad y la justicia, inculcándoles amor por Dios y por Bolivia. Fue un convencido que la sangre que fluye por las venas de la juventud es la savia generosa que genera la fuerza motriz del pensamiento y la acción que tanto se necesita para construir una Bolivia engrandecida y justa. Unzaga fue diferente a todos los políticos de su época, porque tubo la virtud de plasmar en su doctrina el pensamiento social cristiano, en cuyo lema inscribió tres grandes postulados Dios, Patria y Hogar, a partir de ese mismo instante consagró su vida a la verdad y a la justicia, con su acendrado amor por la Patria imprimió un sello particular en la misión que se impuso, al buscar incondicional e intransigentemente los principios democráticos, los derechos humanos, la defensa de mejores medios de vida, para los obreros, los campesinos y para el pueblo en general, mediante leyes nuevas basadas en las raíces cristianas y nacionalistas, practicó la política defendiendo sus ideales aun a costa de la ofrenda suprema de su propia vida.

Oscar Unzaga de la vega propuso cambios profundos en las estructuras anacrónicas del Estado carcomidas por la traición, el entreguismo, la corrupción y la impunidad a raíz de sus propuestas fue el político más perseguido en los anales de nuestra trágica historia. Sin embargo sus detractores políticos no dudaron en apoderarse de sus postulados y demagógicamente utilizaron por menguados intereses, los principios doctrinarios de FALANGE SOCIALISTA BOLIVIANA.

"Supérate por que los obreros de las grandes causas, son primero constructores de si mismos."

Oscar Unzaga de la Vega.
Nació el 19 de Abril de 1916.
Asesinado el 19 de Abril de 1959.